jueves, 15 de octubre de 2009

Sábado, 10 de octubre de 2009

Todos los que quieran participar, estan cordialmente invitados!

Para más detalles, contactese con nosotros haciendo click aquí.

"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el [Santuario] por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca."
Hebreos 10:19-25

Antes tuvimos por intercesor a un tercer dios, pero ahora tenemos la libertad de entrar al Santuario por medio del verdadero intercesor: Cristo Jesús. En este amor y en las buenas obras es que los motivamos para que se congreguen donde quieran que estén. Aquí publicamos algunas fotos de la reunión del sábado 10 de octubre de 2009.



 

 

 

 

 

 


El amor de Cristo en el corazón, que revela por medio de la vida su maravilloso poder, es el mayor milagro que puede realizarse ante el mundo caído y contencioso.  Tratemos de obrar este milagro, no con nuestro propio poder sino en el nombre del Señor Jesucristo, de quien somos y a quien servimos.  Llenémonos de Cristo, y el poder milagroso de su gracia será tan plenamente revelado en la transformación del carácter que el mundo se convencerá de que Dios envió a su Hijo al mundo para que los hombres sean como ángeles en carácter y vida.
Los que verdaderamente creen en Cristo se sientan junto a El, en los lugares celestiales.  Aceptemos la insignia del cristianismo.  No es un distintivo externo, no es usar una cruz o una corona, sino algo que revela la unión del hombre con Dios.  Despojémonos "del viejo hombre con sus hechos, y. . . revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno" (Col. 3: 9, 10).  La belleza de la santidad se revela a medida que los cristianos se unen, fusionándose en el amor de Cristo.
"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.  Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.  Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca" (Heb. 10: 19-25).
Existe sólo una verdadera religión, sólo un camino al cielo, sólo una luz para iluminar la senda a medida que los peregrinos avanzan de prisa.  En tanto prosigamos en el conocimiento del Señor, reconoceremos a cada paso que Cristo es la "Luz del mundo", que El es "el Camino, la Verdad, y la Vida"; y veremos que la senda por la que nos pide que transitemos es "como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto" (Prov. 4: 18). . .
El Señor es bueno y ha de ser alabado en gran manera. . . Cuán bendecido, cuán doblemente bendecido es el hogar en el cual el padre, la madre y los hijos están consagrados al servicio de Cristo (Carta 126, del 7 de agosto de 1902, dirigida a un evangelista en la ciudad de Nueva York).
ALZA TUS OJOS, p.232
Siga leyendo...

martes, 29 de septiembre de 2009

Quienes somos - por Leandro Pena



¡Qué gran pregunta! Tratar de resolverla nos llevará un breve desarrollo, pero que sin duda lo orientará para entender el significado y los sentimientos de un pueblo que ha decidido servir a Dios y no a este mundo.

En la portada hemos adelantado una breve referencia sobre el grupo. Aclaramos que somos una iglesia: no somos un ministerio independiente ni una ramificación o división de algún credo religioso. Somos parte de la última iglesia que “guarda los mandamientos de Dios” y tiene “el testimonio” o “la fe de Jesús”: esto significa que no nos consideramos sectarios ni nada por el estilo, buscamos conocer mejor la Verdad, la cual es una solo: es Cristo Jesús nuestra Justicia. No estamos cerrados en ninguna teoría humana, nos basamos en la Palabra de Dios comprendida por la Biblia y los escritos de Elena de White.

Muchos lo ven como una soberbia de nuestra parte cerrarnos a las opiniones de pastores y teólogos cristianos, soberbia y orgullo mal entendido: la Palabra de Dios es lo suficientemente completa como para que una parte explique a la otra, y procuramos realizar ese tipo de estudio con la ayuda del Espíritu Santo (ya que no hay estudios de interpretación privada).

Quienes conformamos este último movimiento, principalmente provenimos de una fe adventista del séptimo día, pertenecientes de diferentes clases sociales, la mayoría jóvenes estudiantes y trabajadores, sin grandes títulos o cargos en el mundo que el de ser llamados hijos del Altísimo.

Al comprender la luz que volvió a brillar en este tiempo solemne, una luz maravillosa llamada Cristo, renunciamos a todo tipo de institución u organización que sustente como doctrina la mentira y el engaño: en primer lugar para ser recibidos por nuestro Padre Celestial, y en segundo, para no ser participes de los castigos y plagas que recibirán aquellos que tengan por mandamientos de Dios, doctrinas de hombres.

Es así como testificamos a favor de la verdad, tanto en nuestras palabras como en nuestros actos; nos gozamos en la presencia del Señor y predicamos con alegría las buenas nuevas para nuestros días. Dios está llamando a su pueblo en todas las iglesias, a un pueblo que escuche solamente la voz del Pastor divino y lo acepte en su vida. Está llamando a gente sincera, a hombres y mujeres que arriesguen todo por amor del Maestro, y vivan conforme a su Palabra. Las señales de los tiempos que nos ha tocado ver testifican a nuestros corazones que Cristo está viniendo: Él desea morar hoy en tu vida y revelar más claramente su Palabra en tu mente y corazón.

¿Es Jesús tu Pastor?

Dios Padre y su Hijo traigan paz a tu casa, y la presencia del Espíritu del Hijo conforte tu alma.

Leandro Pena
Siga leyendo...
 

Quienes Somos - LJC Copyright © 2009 WoodMag is Designed by Ipietoon for Free Blogger Template